¿CÓMO TE RECUPERAS DE UNA RELACIÓN ROMÁNTICA?

“Las historias de amor terminan mal”, nos dice la canción. Si ese es tu caso, ¡no dejes que te deprima! Pero como siempre es más fácil decirlo que hacerlo, le ofrecemos varios consejos para ayudarle a recuperarse de una relación que ha terminado. Nunca es simple y siempre doloroso y aunque te cueste creerlo, es posible superar una separación.

ACCEPTACIÓN

Lo primero y quizás lo más difícil de hacer es aceptar. Él o ella se ha ido, se acabó, se acabó. Debes llorar esta relación, no negar la separación.

Cada persona es diferente y no hay reglas específicas: unos días, unos meses o más. Tómate el tiempo que necesites y sobre todo no reprimas tus emociones por el contrario, vívelas plenamente, sin vergüenza. No trivialices la situación. Vive tu dolor, tu tristeza en conciencia. Puedes compartirlo con un amigo cercano si te ayuda, no mostrarlo públicamente. Recuerda que para mejorar, también debes aceptar equivocarte.

ADAPTACIÓN

Lloraste a mares… tal vez no. Mientras que el camino hacia la aceptación es largo y doloroso, el camino hacia la adaptación tampoco es fácil. Muchas situaciones le recordarán a su ser querido: un lugar, una comida, relaciones comunes, etc.

También necesitas reorganizar tu vida personal, tus proyectos. Una vez más, tómese el tiempo que necesite, pero no se haga ilusiones: lo que ya no era y no volverá a ser lo mismo. En esta etapa y si aún no lo ha hecho, es aconsejable cortar todos los enlaces con su ex tanto en la vida real como virtual. Usted debe “desintoxicarse” de su ser querido.

MIMARSE

La aceptación y la adaptación son dos pruebas esenciales del proceso de duelo, dos etapas que cuestan mucho, te cansan y afectan tu moral. Por lo tanto, es esencial mimarse, cuidarse, darse pequeños placeres, darse regalos.

No te limites a pensar en tus momentos pasados o en tus pensamientos, no te ayudará. La nostalgia por los días felices tampoco trae nada positivo. Por lo tanto, en lugar de languidecer en tu álbum de fotos mirando lo que ya no está, disfruta y muévete todo lo que puedas: poner el cuerpo en acción libera la mente. Piscina, footing, masaje… aunque no te motive demasiado, trata de forzarte un poco: te hará el mayor bien.

RECONSTRUIRSE

La transición de una vida de pareja a una vida de soledad no es una tarea fácil. Poco a poco, aprenderás a reconstruirte, adoptarás nuevos hábitos, tomarás nuevos hitos. Trata de aprovechar al máximo este proceso, para descubrir nuevas actividades.

También es el mejor momento para enfrentar su historia de ayer para que pueda aprender de sus errores y seguir adelante. Hacerlo antes no es muy productivo: el agarre de las emociones nos ciega. No hacerlo puede impedirte cerrar definitivamente este capítulo de tu vida y luego exponerte a interminables e insensatos arrepentimientos, hacerte perder la confianza en ti mismo….

ABRIRSE A LOS DEMÁS

El luto completo de su relación debe haberle permitido crecer, conocerse, reposicionarse en su vida. Una vez que esa relación ha terminado, usted tiene muchas preguntas y es posible que sólo haya tenido unas pocas respuestas. No importa: no puedes saberlo todo. Lo importante es querer descubrir el futuro aprendiendo de tu pasado. Las heridas han sanado y puedes volver a encontrarte con el mundo serenamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *